El nuevo asistente a la conducción del SEAT Tarraco es capaz de percibir la presencia de ciclistas y, según la trayectoria y la velocidad de ambos vehículos, desencadenar una serie de acciones para evitar una eventual colisión. Cuando el asistente detecta que se producirá una colisión en 1,5 o 2 segundos, activa un aviso visual y acústico. Si el conductor no responde, el coche acciona automáticamente una frenada de emergencia entre 0,8 y 1 segundo antes de que el posible accidente se produzca.

Han sido necesarios cerca de 1200 ensayos para su desarrollo, poniendo a prueba al asistente en más de 450 escenarios diferentes. Se han realizado simulaciones en diferentes situaciones de conducción real, reproduciendo estructuras y patrones de comportamiento de los diferentes usuarios de la vía, como peatones o ciclistas, para testear cómo responde el vehículo en cada uno de los casos.

Los sistemas de Seguridad Activa juegan un papel cada vez más importante para proteger a los usuarios de la vía y, en algunos casos, pueden evitar accidentes o minimizar sus consecuencias. SEAT ya ofrece la última tecnología en conectividad en su gama de vehículos y está inmersa en un proceso de digitalización global de la compañía para impulsar la movilidad del futuro.